WANDA´s Endgame: Trauma y disociación.

En posts previos trabajé el impacto – traumático – de Thanos en cada uno de los personajes del MCU (ver links al final) mismo que vimos en la película Endgame. Debido al COVID 19, tuvimos que esperar un año para ver la continuación de las historias de los personajes que blipearon. La serie WandaVision nos muestra como la Bruja Escarlata tuvo que afrontar dicho trauma.

En Infinity War, Thanos “le quitó todo lo que amaba”. Cuando ella regresa del Blip, se une a la batalla, le pone una paliza al Titan Loco que ni siquiera la reconoce, ganan la guerra, asiste al funeral de Tony y parece tranquila con Hawkeye pensando que tanto Visión como Nat deben saber que ya todo está bien. Una de las partes más difíciles del duelo es tratar de seguir con tu vida a pesar de la pérdida. Wanda intenta recuperar el cadáver de Visión para darle sepultura; poner al muerto en un lugar es un ritual importante para los que tienen que vivir con su ausencia.

La imagen del cadáver de su amado destrozado y la confrontación de “ya no sentirlo” parecen detonar en Wanda la precariedad de su historia traumática. Se despide de Visión y se dirige a los suburbios. Encontrándose sola, el poder que la habita emana de su rabia y su dolor protegiéndola con una alucinación que le permite soportar la pérdida en una realidad alterna. Tal como le dice al falso Pietro “Completamente sola y vacía. Sola en una completa inexistencia“. Este vacio la lleva a secuestrar a un pueblo entero para recrear su mundo ideal estilo Sit-Com televisivo (o telenovela latinoamericana).

El antecedente en los cómics es House of M. En la versión original del personaje, Wanda manipula su propia biología para engendrar dos hijos y tener una familia propia con Visión. En una trama muy compleja de magia y ciencia ficción, los hijos le son arrebatados ya que no debían existir. Esta pérdida la lleva a la locura y en un exabrupto de frustración, mata a Visión y a varios de sus compañeros vengadores sumiéndose después en una grave depresión que dados sus poderes se torna altamente peligrosa para la humanidad. Ante el peligro que el descontrol de la bruja representa, sus propios amigos Vengadores piensan la posibilidad de matarla. Su hermano al enterarse recurre al padre Magneto para salvar a Wanda lo cual termina en un plan macabro para manipularla a que altere la realidad creando un mundo en el que los mutantes gobiernan sobre los humanos.

La pérdida de Visión en el MCU es un episodio traumático que remueve en Wanda las heridas infantiles de abandono y alienación. No es solo la pérdida lo que desata el desequilibrio mental de la bruja, es la culpa: ella mató a Visión y su muerte no tuvo un sentido. El asesinato del ser amado es imperdonable provocando la ira contra el sí mismo en la autoreproche, pero el sinsentido de la acción regresa al sujeto a la dimensión oscura del caos ante la propia destructividad. En Wanda, esta regresión libera la magia del Caos. Visión le pide a Wanda que lo mate en un sacrificio necesario para salvar el mundo. Sobre esa premisa ella accede, lo mata para ver como Thanos revierte el tiempo, obtiene de Visión lo que quería y lo asesina de nuevo frente a sus ojos. La impotencia frente a la escena provoca en la bruja un quiebre mental y aunque obtiene su venganza al derrotar al villano, se queda nuevamente sola y sin recursos para afrontar el duelo.

Cuando el cadáver mecánico de Visión le es negado, Wanda pierde el contacto con la realidad generando una alterna en la cual puede tener una vida normal con su esposo en los suburbios y tener una familia. La alteración de la realidad funciona como la alucinación: provoca un fenómeno onírico en el cual la ficción se impera sobre la percepción.

TODOS LOS POSTS DE ENDGAME:

IRONMAN: The Endgame

STEVE ROGER´s Endgame: Vivir la vida que Tony me decía…

HULK´s Endgame: Monstruosidad Sublimada

THOR´s Endgame: El fracaso de un Dios

BLACK WIDOW´s Endgame: El Sacrificio

HAWKEYE´s Endgame: Ronin y la venganza

ROCKET´s Endgame: Recuperar a mi familia

NEBULA´s Endgame: Culpa y Reparación

SCOTT LANG´s Endgame: Esperanza e Ingenuidad

THANOS´Endgame: La inevitable mortalidad

Trauma y precariedad en los tiempos del COVID

La pandemia mundial que nos acontece nos enfrenta con una crisis para muchos sin precedentes. Escuchamos noticias o leemos redes sociales que nos advierten constantemente del peligro. La sensación de sentirnos constantemente amenazados suele despertar sentimientos de precariedad, percibirnos indefensos ante la incertidumbre y la impotencia.

 

 

 

 

 

El humano, como cualquier animal, reacciona ante las señales de peligro activando su sistema de alerta. Esto le permite defenderse del peligro a través de dos mecanismos principales: la huida y el ataque.

 

El mecanismo de huida es el más adaptativo. La mejor forma de evitar el peligro es la retirada. En este sentido, el AISLAMIENTO SOCIAL recomendado como medida para evitar el contagio obedece a este mecanismo. La emoción correspondiente a la huída es el miedo. La población que voluntariamente se ha recluido a sus hogares sigue su instinto de supervivencia atendiendo el temor que provoca la información sobre la pandemia y se resguarda esperando que pase el peligro. El aislamiento social y el confinamiento conlleva otros peligros.

img_7966                                   img_7967

La agresividad es otro mecanismo de defensa ante el peligro. Este se activa cuando el sujeto no ve viable la huida. La emoción que acompaña esta respuesta es la ira. Muchas personas que no pueden quedarse en casa a resguardarse de la amenaza o para quienes el aislamiento social implica un peligro muestran signos de irritabilidad en vez del nerviosismo o la ansiedad que el miedo generalmente provoca.

La combinación del miedo con encierro e incertidumbre provoca un desgaste en la capacidad de residencia. Conforme el tiempo transcurre, si el estado de alerta no disminuye, el sujeto empieza a presentar signos de estrés. Este tiene componentes fisiológicos y psíquicos como respuesta a la prolongada exposición al peligro. Cuando las señales de alarma no disminuyen y el organismo se encuentra atascado sin poder huir o defenderse, comienza a desarrollarse la vivencia de un trauma.

img_7963-1.jpg   

El trauma psíquico se vive como una herida o ruptura de la mente. Igual que el trauma físico (lesión, fractura u otro tipo de daño corporal), se provoca cuando una condición del medio sobrepasa los mecanismos de protección del organismo. Por ejemplo, una cortadura en la piel se da cuando una superficie filosa sobrepasa la resistencia natural de la piel dejando expuestas las capas inferiores. Esto provoca un sangrado que favorece la limpieza natural de la herido y al coagular se restablece y cierra dejando una cicatriz. El psiquismo funciona igual. El problema con las situaciones traumáticas es que tienden a remover otras heridas (como si uno cortara de nuevo sobre la cicatriz) generando mucha confusión ya que a diferencia de la herida en la piel que es visible, la herida psíquica duele pero no se ve.

La forma mas sana de enfrentar el trauma es a través de la creatividad. Las situaciones límite nos confrontan con la imposibilidad y es importante asumirla pero también utilizar la motivación de los mecanismos adaptativos (el miedo y la ira) para crear soluciones. El miedo nos permite protegernos, la ira defendernos. Estas emociones adecuadamente canalizadas apuntalan la capacidad de resilencia frente al trauma.

Ironman, Batman, Green Arrow, Flash y Hulk son personajes que se vuelven héroes al confrontar sus traumas, canalizar su ira y su miedo transformándolos en superpoderes para vencer la adversidad.

img_7970.jpgimg_7972img_7971img_7974img_7973

 

 

IRONMAN: Trauma, Culpa y Narcisismo (2 de 4)

Freud plantea que la culpa es el afecto fundamental para el lazo social. Por una parte, apuntala el narcisismo: preferible ser culpable a ser imprescindible. Por otra vía, la culpa frena al sujeto en sus deseos de destrucción del otro ante la injusticia y la envidia del desamparo original.
Tony Stark encarna esta omnipotencia culpígena ante las situaciones traumáticas. En la primera película, secuestrado y herido con su vida amenazada por las armas que él mismo diseño. En realidad Tony no es responsable de la venta de armas, no lo sabia, no lo imaginaba. Sin embargo, asume una culpa como estrategia de control ante la destrucción que causan sus invenciones. La culpa se articula para calmar su angustia ante el terror de verse atacado por sus propias creaciones.

ironman y tony
A partir de ese momento, será la culpa su afecto fundamental. Mismo que lo guiara para darle un sentido a su existencia…. Lo único que importa es la próxima misión.
Más adelante, en Avengers, se ofrece en el máximo acto de sacrificio para salvar el mundo. En este pacto de entrega, gana su estatuto como héroe. Para superar la culpa, el sujeto requiere identificarse con un objeto idealizado: el mártir que se transforma en héroe pagando la deuda con la vida. Pero su compulsión a la repetición no le permite sostenerse ahí por mucho tiempo.
En Ironman 3 lo vemos cursar ataques de pánico, claros episodios de angustia de muerte. El ataque de pánico evidencia la falta absoluta de control y la abreaccion de la angustia de muerte que la culpa contenía. Al final de esta cinta, vemos a Tony por primera vez aceptando su condición humana, se opera para quitarse el reactor nuclear del pecho, hace pareja con Pepper y se analiza con Banner…..

..Mi armadura nunca fue una distracción o un hobby, fue mi capullo… y ahora soy un hombre nuevo… pueden quitarme mi casa, todos mis trucos y mis juguetes… pero hay algo que nadie puede quitarme: Yo soy IronMan.

La estabilidad no le dura mucho y en Era de Ultron, la visión que le provoca Scarlet Witch (su mayor temor) es ver a sus amigos muertos y Steve (personificando su superyo) le reprocha: “pudiste haber hecho más”. Semejante sentencia echa a andar la maquinaria de la culpa nuevamente y en su omnipotencia crea a Ultron.
Tony le dice a Nick Fury que todo es su culpa. Fury le responde: tu has inventado muchas cosas, la guerra no es una de ellas. Es decir, ante la posible invasión extraterrestre Tony se encuentra impotente, aterrado ante el abismo, nuevamente en el borde de la muerte. Desde esa vivencia, construye a Ultron quien hereda su deseo de destrucción, de lo cual puede genuinamente atribuirse la culpa.

Tony-Stark
Fallarle al otro es la peor condena del sujeto. Tony se siente sistemáticamente insuficiente. Fue insuficiente para el gran Howard Stark, su padre, teme serlo para Pepper, para sus amigos Vengadores, para la humanidad entera. Y la imagen más terrible de este tormento es la muerte de Spiderman, “su hijo” en sus brazos. Al final de Infinity War vemos a Tony devastado, exiliado en un planeta desconocido, solo, sin saber quienes en la Tierra han sobrevivido y sin haber podido salvar a nadie.