Jean Grey (1 de 4): Marvel Girl vs Dark Phoenix

Dentro del mundo de los X-Men hay un sin fin de personajes obscuros y sufrientes en una lucha constante entre su mutación (superpoder) y su deseo de ser “normales”. Como comenté en un post introductorio (MUTANTES: Genealogía de una Moral entre la Soledad y la Pertenencia) los Mutantes ofrecen figuras de identificación para todo humano que se vive alienado y no pertenenciente al resto de los humanos. En psicoanálisis entendemos este fenómeno a partir de las primeras experiencias de vida donde el cachorro humano se vive ajeno a su propio cuerpo y requiere que un individuo experimentado que lo asista. En este complejo de prójimo como lo llamó Freud, el crío se “humaniza” y entra en un proceso de socialización donde la cultura (empezando por el lenguaje) lo marcará violentamente para hacerle devenir sujeto.

jean niña

La mutación en los personajes de X-Men comienza a expresarse en algún momento de la infancia o pubertad. En el caso de Jean Grey, sus poderes se revelan ante un acontecimiento traumático: la muerte de su amiga Annie, misma que experimenta al conectar su mente a la de ella mientras agoniza. El suceso provoca un fuerte trauma en la niña Jean de apenas 10 años, causándole un desequilibrio emocional severo. Sus padres, preocupados, buscan ayuda en el Profesor Charles Xavier y su instituto para jóvenes dotados. Charles recibe a Jean y decide utilizar su poder mental para generar bloqueos en la mente de la niña con la intensión de protegerla se su propio poder y de las imágenes incorporadas de la muerte de su amiga. La estrategia paternalista de Xavier obedece a una tradición médica e incluso psicoterapéutica en la cual se decide proteger al paciente de si mismo fortaleciendo las defensas psíquicas y favoreciendo la represión de los contenidos dolorosos. La estrategia suele funcionar pero eventualmente la energía ligada al recuerdo (afecto) provocará malestar y abonará a la sensación de un peligro interno y un miedo a uno mismo.

201e88cfdce4c50ca35d21eaeceac518-jack-kirby-jean-greyEn los cómics, Jean Grey aparece en el primer número de los X-Men en 1963 como la única mujer del grupo bajo el nombre Marvel Girl (Niña Maravilla). En las películas la conocemos en dos versiones/momentos de su historia: Como adulta, siendo la mano derecha de Xavier y pareja de Scott Summers con un inevitable coqueteo con Logan; y en su origen como una adolescente que llega con Xavier después de un accidente que le cuesta la vida a su madre. En la versión cinematográfica, los padres de Jean le tienen miedo lo cual fomenta aún más la inseguridad del personaje sobre si misma.

Jean Grey: Yo rompo cosas.
Charles Xavier: ¿Qué te parece esto?: Si rompes algo, lo que sea, yo lo reparo. Puedo ayudarte para que nunca vuelvas a romper cosas.
 Jean Grey:  ¿Tu crees que puedes repararme?
Professor Charles Xavier: No. No, porque tu no estas rota.

Pero Jean siempre se siente “rota” y conserva el miedo a sí misma que la lleva a actuar siempre con cautela cuidando mucho mantener el control de aquello que la habita. Tanto en el cómic como en las versiones cinematográficas, Jean como Marvel Girl encarna esa feminidad controlada cuyo poder destructivo debe ser reprimido en aras de un mundo mejor. Temerosa de sí misma, Jean se deja domesticar por Charles y aprende a autoregularse ella misma de igual manera.

5cf859e8c0a68Cuando la Fuerza Fenix (una entidad cósmica independiente de Jean) se apodera de ella (en el cómic la salva de la radiación cósmica a cambio de utilizar su cuerpo como huésped, en las películas simplemente la posee), libera su naturaleza reprimida. Se trata nuevamente de El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson (Ver Dr. Jekyll & Mr. Hyde) en su versión femenina: Dra. Jean Grey AKA Marvel Girl y Fuerza Fénix AKA Dark Phoenix. Al igual en la novela de Stevenson, Jean posee en su interior una fuerza altamente destructiva que la hace demasiado poderosa. Y al igual que Dr. Jekyll, la única salida que Dra. Grey encuentra es el suicidio.

En las versiones del cómic Jean y la Fuerza Fenix establecen diversas negociaciones para ocupar el cuerpo humano de Jean. Jean es encapsulada en un capullo catatónico (para sanar) y Fenix usurpa su persona incluida su relación romántica con Scott. Jean reclama su cuerpo, Fenix es seducida por Mente Maestra y conducida al mal, Jean la mata (suicidándose) para poner fin a su destrucción, resucita de nuevo, se suicida de nuevo….

Foto 07-09-19 14 38 21En la primera versión cinematográfica, Jean Grey es representada por Famke Janssen. Este personaje es claramente Marvel Girl, la chica “bien portada” discípula modelo del Professor X. La presentación de su personaje en esta saga ocurre durante una conferencia en la ONU, donde la Dra. Jean Grey argumenta sobre los derechos de los mutantes ante una ley que pretende obligarlos a registrarse ante la autoridad. La vemos después haciéndose cargo del cuidado médico de Wolverine y atendiendo también a Charles. Su personalidad es siempre moderada, aunque se siente claramente atraída por el salvajismo de Logan, pero su represión la mantiene en la línea de la cordura en su relación apacible con Scott. Situación claramente contrastante cuando regresa en X-Men III resucitada como Phoenix y mata a su amado Cíclope y posteriormente aniquila también a Xavier uniéndose a Magneto. En esta película, Charles comenta sobre el origen de Jean y cómo él creo unos diques en su mente para mantener reprimida a la entidad que habitaba su inconsciente y se denominó a sí misma Fenix. Al final, ella misma le pide a Logan que la mate para no causar más daño.

Jean_Grey_(Earth-TRN414)_from_X_Men_Apocalypse_002En la segunda versión cinematográfica, Sophie Turner encarga a una Jean Grey más joven, recién reclutada por Xavier y en la película Dark Phoenix vemos el desenlace del personaje. En esta historia, la fuerza Phoenix se apodera de Jean en una misión al espacio (parecido al cómic). Antes de esto, Jean es una chica tímida y temerosa de sí misma. Cuando descubre este nuevo poder y mata a su amiga Raven, busca ayuda en Magneto sin encontrarla. Se queda sola y asustada lo cual la lleva a descontrolarse aún más. A diferencia de la primera versión cinematográfica, en Dark Phoenix vemos a Jean luchando contra esta fuerza que se ha apoderado de ella y suicidándose nuevamente al final para dar paso a una nueva era.

En los siguientes posts abordaré con mas detalle aspectos que me parecen relevantes del personaje de Jean Grey en los cómics y en las películas.

MUTANTES: Genealogía de una Moral entre la Soledad y la Pertenencia

Foto 31-08-19 19 24 44La primera publicación de X-Men aparece en septiembre de 1963. Stan Lee llevaba apenas un año dando rienda suelta a su genio creativo con las historias que quería contar. Los 4 Fantasticos, Hulk, Ironman y Avengers ya estaban en circulación. Stan quería desarrollar una historia que tratara los temas de discriminación y derechos humanos que generaban polémica en ese tiempo. Originalmente quería nombrar la serie “Mutantes”. El nombre fue rechazado y opto por X-Men, siendo la X un homenaje a Malcolm X. La esencia de los mutantes consiste en presentar una serie de personajes que son distintos y por ello son discriminados, perseguidos y temidos. Dentro de este grupo habrá quienes busquen demostrar su respeto por la humanidad y bajo el liderazgo de Charles Xavier (personaje inspirado en Marthin Luther King) convertirse en héroes; y habrá quienes llevados por el resentimiento resultado del maltrato y la discriminación sufrida quieran destruir a la humanidad conformando una Hermandad de Mutantes dirigida por Magneto (tributo a Malcom X).

La inspiración de Stan Lee para crear a los Mutantes se sostiene a lo largo de los 50 años que los X-Men han permeado en las representaciones sociales. En la actualidad, todo grupo que haya sido discriminado puede identificarse y abanderarse desde las historias y los personajes de la serie X-Men. Fieles a su origen, los dibujantes y escritores de los cómics así como los guionistas y directores de las películas que conocemos actualmente han continuado problematizando temas como la diferencia racial, étnica y socio-cultural, así como la identidad de genero y la diversidad sexual.

120664

Ninguna otra historia nos muestra con tal claridad el nihilismo Nietzscheano y una genealogía de la moral. Los mutantes son una raza distinta a la humana, han mutado, evolucionado. Su diferencia los hace amenazantes provocando miedo y rechazo. Estas reacciones los llevan al aislamiento, a sentirse ajenos y rechazados con el sufrimiento que eso implica. Charles Xavier reconoce esto y decide dedicarse a buscar mutantes y ofrecerles un hogar, una familia, un lugar de pertenencia y una identidad. Funda su escuela donde decide que para proteger a los mutantes es importante ocultar su mutación y pretender ser normales (en otro post trataré el conflicto que esto implica). Con la fachada de una escuela para niños superdotados (que requieren educación especial) desarrolla un proyecto encubierto de superhéroes.

tumblr_mfdm0v5yLY1rmdazvo1_500Erik Lehnsherr por su cuenta, no tuvo la fortuna de nacer en las condiciones favorables que tuvo Charles. Xavier es heredero de una familia acomodada, sus padres fueron científicos y él tiene acceso a la educación privilegiada. Charles representa el hombre blanco, heterosexual, angloparlante y adinerado (en otro momento abordaré el conflicto de la llamada “white guilt” – concepto que surge de los estudios post-coloniales –  que actualmente aqueja a ciertos sectores de las poblaciones históricamente privilegiadas). Erik en contraste, proviene de una familia judía que vivió la persecución Nazi y cuyos padres fallecieron en los campos de concentración. Su historia es una historia de perdidas traumáticas. Sus padres (asesinados por los Nazis), una hija (Anya, fallece en un incendio y no puede salvarla), su mujer (quien huye atemorizada por los poderes y la ira de su marido)…. pierde su nombre (originalmente era Max Eisenhardt pero cambia su identidad a Erik Lehnsherr). Erik representa al hombre marginado Foto 31-08-19 19 12 19perteneciente a las minorías discriminadas y maltratadas que desarrolla un odio con deseos de venganza. Magneto funda la Hermandad de Mutantes para proteger a los suyos al igual que Charles. La diferencia radica en que Erik no está dispuesto a esconderse ni a proteger a la raza que ultrajó a los suyos, al contrario, busca destruirlos.

Charles y Erik comparten el ser mutantes. Pero uno se aboca al “bien común” buscando una negociación pacífica con los humanos colocándose como “El Bueno” mientras el otro se aboca al “bien propio” que conlleva la destrucción del humano como enemigo colocándose como “El Malo”. La brújula moral de cada uno claramente esta marcada por su historia. Las vueltas de la trama invertirán en su momento las perspectivas de lo bueno y lo malo en las acciones y decisiones de ambos personajes con las consecuencias de sus liderazgos (trabajaré estos contrastes en los posts subsecuentes). Pero sus acciones y su ética estará siempre marcada por sus experiencias individuales.

Imagen1.jpg

Francisco Pereña es un psicoanalista español que escribe un libro titulado “Soledad, Pertenencia y Transferencia”. En este texto desarrolla una serie de conceptos alrededor de cómo el psiquismo humano está siempre alienado de su propio cuerpo provocando una experiencia de soledad y alienación que nos arroja a la necesidad de pertenencia. Como animales sociales, los humanos nos debatimos entre nuestros instintos y el deseo de formar parte de un grupo. Según Pereña, la necesidad de pertenencia surge de la primera experiencia de vida en la cual el cachorro humano se encuentra en un estado de desvalimiento tal que sin un prójimo que lo asista no sobreviviría. Su cuerpo es fuente de dolor y displacer, mientras que la satisfacción de sus necesidades (vitales y afectivas) se encuentran en el cuerpo del Otro. Ese es el origen de la alienación y del sentimiento de soledad en el cuerpo propio. Desde esta perspectiva, la pertenencia es un requisito para la superviviencia. Esto ayuda a entender la insistencia del humano por ser parte de un grupo de mas humanos.

El primer grupo de pertenencia es en teoría la familia. Grupo consanguíneo donde el cachorro humano debería sentirse protegido y parte de ya que se comparte una información genética. En condiciones adecuadas, los padres ven en el hijo una extensión de si mismos y en tanto espejo narcisista, lo acogen y buscan hacerlo “a imagen y semejanza”. Será una labor posterior del sujeto independizarse de los preceptos que los padres le hereden, pero de inicio los deseos de los padres sobre el hijo dan el arranque para una vida afectiva erotizada. Si esto no ocurre, el cachorro queda a la deriva ante un mundo hostil construyendo una imagen de si mismo alienada. Le será complicado entender los códigos de otros humanos y por lo tanto sentirse perteneciente. De estos preceptos deriva la importancia de la crianza temprana y el apego. Un cachorro que no recibe de sus cuidadores (padres o cualquier individuo experimentado que lo asista) tendrá dificultades posteriormente para interiorizar los códigos humanos que nos permiten identificarnos con otros y sentirnos acompañados.

94ade128a8b95381b621b4a90b8dd91a622777cd_00Los grupos secundarios de pertenencia son la sociedad, la cultura y el Estado. Cuando la familia falla (como ocurre con algunos mutantes en los cómics, y con ciertas poblaciones vulnerables en la realidad), estos grupos pueden actuar en el rescate del individuo alienado. Xavier y Erik ofrecen a sus mutantes esta segunda acogida formando con ellos sociedades y familias. Algo similar vemos en casi todas las asociaciones heróicas de Marvel. Avengers por ejemplo son también un grupo que acoge a los personajes alienados que en sus propias historias no habían encontrado un lugar. Se vuelven familia. En la vida real vemos como las llamadas poblaciones marginadas buscan agremiarse para pertenecer a colectivos en los cuales puedan identificarse y gestar una identidad.

El mundo de los cómics ofrece también un espacio familiar. Una comunidad donde podemos convenir e identificarnos con nuestros amados personajes para sentirnos menos solos, más comprendidos… pertenecientes.