IRONMAN: La construcción de una coraza narcisista para lidiar con el trauma. (1 de 4)

El psicoanalista norteamericano Heinz Kohut acuño el término falso self para describir una característica fundamental en personalidades narcisista. Se trata de un despliegue actitudes de omnipotencia y grandiosidad que defensivamente recubren el frágil yo del narcisista. Es la fragilidad del yo ante un sentimiento de vacío interno lo que hace que el sujeto desarrolle esta defensa generando una coraza narcisista que lo protege de un mundo que vive como amenazante.

tony

Dudo que Stan Lee leyera a Kohut, pero difícilmente encontramos un mejor ejemplo del funcionamiento narcisista que Ironman, el falso self que Tony Stark se construye para recubrir su debilidad. Su primera aparición en medios impresos es en 1963. Lee ha comentado que quería crear al capitalista por excelencia, en una época en la que los lectores odiaban la guerra, quería un superhéroe que representara lo que la gente odiaba. Visionario como siempre, Tony Stark sigue siendo un personaje de fácil identificación: es un genio junior que hereda las empresas de su padre.

Al igual que Bruce Wayne, Anthony Eduard Stark es un genio millonario que sin tener superpoderes, se construye un personaje para luchar contra el crimen en un afán de venganza. Pero Tony a diferencia de Bruce no busca vengar la muerte de sus padres, el trauma que lo marca no es la orfandad, es un agravio a su persona y sobre todo una traición. Batman es una construcción generada desde el miedo de Bruce; Ironman es una armadura para proteger a Tony.

Los antecedentes de Tony son importantes. Su padre, Howard Stark es un hombre reconocido por su participación en la segunda guerra mundial y las industrias Stark son el paradigma del armamentismo tecnológico americano para preservar la paz. Howard representa los ideales Americanos de una época en la que Estados Unidos salvo al mundo y se consagró como potencia mundial al servicio de la paz. Es estado canalla como lo llama Derridá.

Tony es el triste heredero del legado de su padre. Dotado de una genial inteligencia, el niño prodigio busca agradar a su padre pero no lo logra. El costo de ser el hijo de un hombre como Howard Stark es la soledad y la ausencia de vínculos significativos. A diferencia de Bruce quien tenía una relación entrañable con sus padres, o de Thor quien también es heredero de Odín, Tony no tuvo ese apego. Sus relaciones con humanos son bastante deficientes. De ahí que utilice su gran inteligencia para construir máquinas.

El vacío de su existencia lo llena con una vida superflua: sexo, alcohol, excesos Diosiacos. Tony es la antítesis de los valores morales y representa el hombre de la era del vacío: el capitalista perfecto, una máquina enajenada en el consumo.

Avengers VS Justice League 2: Los Patrocinadores

Batman y Ironman

Los genios millonarios neoliberales. Huérfanos, solitarios y obscuramente narcisistas, Bruce Wayne y Tony Stark son los patrocinadores de ambos equipos. No poseen poderes supernaturales, no son victimas de la ciencia, pero ejercen su voluntad como poder y el legado familiar financia sus proyectos. Inteligencia, dinero y fuerza física: los ideales del neoliberalismo encarnados en estos personajes de ficción.

bruce y tony.png

Batman en la obscuridad de la noche combatiendo criminales en el anonimato buscando vengar la muerte de sus padres. Ironman a la luz de los reflectores da la cara al mundo con todas sus implicaciones. El vacío que deja en Bruce el asesinato de sus padres del cual fue testigo genera en él la sed de venganza que lo catapulta como vigilante anónimo. El costo de su misión es la soledad y una dificultad casi incapacitante para establecer vínculos. Tony comparte el conflicto para relacionarse afectivamente, sin embargo, su necesidad de reconocimiento lo hace desplegar conductas infantiles que le permiten jugar en el mundo y eventualmente establecer relaciones significativas.

batman y ironman

Derivado de lo anterior, la violencia de Batman proviene de su ira contenida, mientras Ironman la expresa en su implacable sarcasmo. Mientras Bruce se acompaña de Alfred, su mayordomo leal, clara figura paterna; Tony tiene a Pepper, su asistente y posterior CEO de su corporativo, evidente objeto  materno de amor.

peper y alfred.png

Ambos son personalidades narcisistas, con despliegue de conductas omnipotentes, sentimientos de superioridad y la continua devaluación de otros como defensa. Batman cultiva su ira en el aislamiento de la baticueva, incrementando su odio y paranoia. Tony por su parte se desmorona entre el alcoholismo, su dependencia infantil hacia Pepper, y su debate entre la vida y la muerte con un corazón permanentemente amenazado.