MUTANTES: Adolescencia y el duelo por el cuerpo infantil.

Un caso más dramático de la dificultad social que enfrenta el adolescente con sus cambios corporales y psíquicos es la serie de Mutantes. La premisa de la historia es que existen entre los humanos seres cuyo ADN ha mutado. Estos cambios genéticos se expresan en habilidades diferentes que se utilizan como superpoderes. Dentro de la serie hay dos grupos: los X-Men, cuyo líder Charles Xavier considera que los mutantes deben esconder sus poderes e integrarse a la sociedad humana; y La Hermandad de Mutantes Malvados, comandada por Erik Leschner quien piensa que los mutantes son superiores a los humanos y deben tomar su lugar como seres superiores. Ambas agrupaciones reclutan adolescentes cuya mutación apenas se hace notar.

descarga (5)

En el mundo ficticio de Marvel, Charles Xavier tiene una escuela para chicos superdotados donde recluta a mutantes y les enseña a manejar sus poderes y a llevar una vida normal. Los que además muestran aptitudes heroicas forman parte de la agrupación de vigilantes llamada X-Men. Los mutantes son claras figuras de identificación de lo que ocurre psíquicamente en la adolescencia. Los chicos deben enfrentarse a sus cambios corporales y sus nuevas cualidades que pueden apreciarse como poderes o maldiciones.

La inadecuación social y la necesidad de ocultarse del mundo son características frecuentes en la pubertad. Ante los cambios corporales, los chicos suelen sentirse avergonzados ya que su imagen corporal se ve distorsionada. Regularmente estos cambios se viven como peligrosos ya que atentan contra la cohesión yóica y la identidad corporal. Esto suele verse reforzado por el medio externo cuando otros chicos o adultos emiten críticas, burlas o comentarios agresivos hacia los cambios corporales que la pubertad provoca alimentando las fantasías alrededor de la peligrosidad de la floreciente sexualidad. Cuando además se tienen preferencias sexuales diversas, el asunto de la aceptación es aún más complejo. Esta diversidad sexual es frontalmente abordada en la serie de X-Men, tanto en los comics como en series televisivas y películas.

syr

Los poderes de los mutantes son siempre peligrosos. Al aparecer de manera inesperada ante situaciones de estrés emocional, generan miedo tanto en los chicos como en sus seres queridos (familiares y amigos). Algunos poderes son más sutiles que otros, por ejemplo Scott Summers -con su visión de rayos, incapaz de mirar sin destruir lo que ve- o Anna Marie D’Ancanto – quien absorbe la energía vital de todo ser vivo que toque- son chicos blancos, de buenas familias, heterosexuales para quienes esconder sus poderes y hacerse pasar por jóvenes normales es relativamente sencillo una vez que aprenden a controlarlos.

s y e

Otros como Ororo Munroe -cuyo estado emocional altera el clima o el mismo Erick Leshner – quien controla el metal- pertenecen a grupos raciales vulnerables, Ororo es originaria de África, Erik es de raza judía ambos provenientes de estratos sociales y económicos bajos. Para ellos la mutación representa la posibilidad de vengar un resentimiento social por haber sido víctimas de un sistema que favorece al hombre-blanco-occidental-heterosexual.

Imagen1

Kurt Wagner -quien puede teletransportarse- o Hank McCoy – poseedor de la fuerza y la habilidad motriz de una bestia- presentan variaciones morfológicas que hacen imposible su camuflaje. Todos ellos representan la diversidad de identidades que los adolescentes contemporáneos enfrentan, los retos de inclusión y discriminación, la posibilidad de pertenecer y ser aceptado por “otros como yo”.

 

MUTANTES: Genealogía de una Moral entre la Soledad y la Pertenencia

Foto 31-08-19 19 24 44La primera publicación de X-Men aparece en septiembre de 1963. Stan Lee llevaba apenas un año dando rienda suelta a su genio creativo con las historias que quería contar. Los 4 Fantasticos, Hulk, Ironman y Avengers ya estaban en circulación. Stan quería desarrollar una historia que tratara los temas de discriminación y derechos humanos que generaban polémica en ese tiempo. Originalmente quería nombrar la serie “Mutantes”. El nombre fue rechazado y opto por X-Men, siendo la X un homenaje a Malcolm X. La esencia de los mutantes consiste en presentar una serie de personajes que son distintos y por ello son discriminados, perseguidos y temidos. Dentro de este grupo habrá quienes busquen demostrar su respeto por la humanidad y bajo el liderazgo de Charles Xavier (personaje inspirado en Marthin Luther King) convertirse en héroes; y habrá quienes llevados por el resentimiento resultado del maltrato y la discriminación sufrida quieran destruir a la humanidad conformando una Hermandad de Mutantes dirigida por Magneto (tributo a Malcom X).

La inspiración de Stan Lee para crear a los Mutantes se sostiene a lo largo de los 50 años que los X-Men han permeado en las representaciones sociales. En la actualidad, todo grupo que haya sido discriminado puede identificarse y abanderarse desde las historias y los personajes de la serie X-Men. Fieles a su origen, los dibujantes y escritores de los cómics así como los guionistas y directores de las películas que conocemos actualmente han continuado problematizando temas como la diferencia racial, étnica y socio-cultural, así como la identidad de genero y la diversidad sexual.

120664

Ninguna otra historia nos muestra con tal claridad el nihilismo Nietzscheano y una genealogía de la moral. Los mutantes son una raza distinta a la humana, han mutado, evolucionado. Su diferencia los hace amenazantes provocando miedo y rechazo. Estas reacciones los llevan al aislamiento, a sentirse ajenos y rechazados con el sufrimiento que eso implica. Charles Xavier reconoce esto y decide dedicarse a buscar mutantes y ofrecerles un hogar, una familia, un lugar de pertenencia y una identidad. Funda su escuela donde decide que para proteger a los mutantes es importante ocultar su mutación y pretender ser normales (en otro post trataré el conflicto que esto implica). Con la fachada de una escuela para niños superdotados (que requieren educación especial) desarrolla un proyecto encubierto de superhéroes.

tumblr_mfdm0v5yLY1rmdazvo1_500Erik Lehnsherr por su cuenta, no tuvo la fortuna de nacer en las condiciones favorables que tuvo Charles. Xavier es heredero de una familia acomodada, sus padres fueron científicos y él tiene acceso a la educación privilegiada. Charles representa el hombre blanco, heterosexual, angloparlante y adinerado (en otro momento abordaré el conflicto de la llamada “white guilt” – concepto que surge de los estudios post-coloniales –  que actualmente aqueja a ciertos sectores de las poblaciones históricamente privilegiadas). Erik en contraste, proviene de una familia judía que vivió la persecución Nazi y cuyos padres fallecieron en los campos de concentración. Su historia es una historia de perdidas traumáticas. Sus padres (asesinados por los Nazis), una hija (Anya, fallece en un incendio y no puede salvarla), su mujer (quien huye atemorizada por los poderes y la ira de su marido)…. pierde su nombre (originalmente era Max Eisenhardt pero cambia su identidad a Erik Lehnsherr). Erik representa al hombre marginado Foto 31-08-19 19 12 19perteneciente a las minorías discriminadas y maltratadas que desarrolla un odio con deseos de venganza. Magneto funda la Hermandad de Mutantes para proteger a los suyos al igual que Charles. La diferencia radica en que Erik no está dispuesto a esconderse ni a proteger a la raza que ultrajó a los suyos, al contrario, busca destruirlos.

Charles y Erik comparten el ser mutantes. Pero uno se aboca al “bien común” buscando una negociación pacífica con los humanos colocándose como “El Bueno” mientras el otro se aboca al “bien propio” que conlleva la destrucción del humano como enemigo colocándose como “El Malo”. La brújula moral de cada uno claramente esta marcada por su historia. Las vueltas de la trama invertirán en su momento las perspectivas de lo bueno y lo malo en las acciones y decisiones de ambos personajes con las consecuencias de sus liderazgos (trabajaré estos contrastes en los posts subsecuentes). Pero sus acciones y su ética estará siempre marcada por sus experiencias individuales.

Imagen1.jpg

Francisco Pereña es un psicoanalista español que escribe un libro titulado “Soledad, Pertenencia y Transferencia”. En este texto desarrolla una serie de conceptos alrededor de cómo el psiquismo humano está siempre alienado de su propio cuerpo provocando una experiencia de soledad y alienación que nos arroja a la necesidad de pertenencia. Como animales sociales, los humanos nos debatimos entre nuestros instintos y el deseo de formar parte de un grupo. Según Pereña, la necesidad de pertenencia surge de la primera experiencia de vida en la cual el cachorro humano se encuentra en un estado de desvalimiento tal que sin un prójimo que lo asista no sobreviviría. Su cuerpo es fuente de dolor y displacer, mientras que la satisfacción de sus necesidades (vitales y afectivas) se encuentran en el cuerpo del Otro. Ese es el origen de la alienación y del sentimiento de soledad en el cuerpo propio. Desde esta perspectiva, la pertenencia es un requisito para la superviviencia. Esto ayuda a entender la insistencia del humano por ser parte de un grupo de mas humanos.

El primer grupo de pertenencia es en teoría la familia. Grupo consanguíneo donde el cachorro humano debería sentirse protegido y parte de ya que se comparte una información genética. En condiciones adecuadas, los padres ven en el hijo una extensión de si mismos y en tanto espejo narcisista, lo acogen y buscan hacerlo “a imagen y semejanza”. Será una labor posterior del sujeto independizarse de los preceptos que los padres le hereden, pero de inicio los deseos de los padres sobre el hijo dan el arranque para una vida afectiva erotizada. Si esto no ocurre, el cachorro queda a la deriva ante un mundo hostil construyendo una imagen de si mismo alienada. Le será complicado entender los códigos de otros humanos y por lo tanto sentirse perteneciente. De estos preceptos deriva la importancia de la crianza temprana y el apego. Un cachorro que no recibe de sus cuidadores (padres o cualquier individuo experimentado que lo asista) tendrá dificultades posteriormente para interiorizar los códigos humanos que nos permiten identificarnos con otros y sentirnos acompañados.

94ade128a8b95381b621b4a90b8dd91a622777cd_00Los grupos secundarios de pertenencia son la sociedad, la cultura y el Estado. Cuando la familia falla (como ocurre con algunos mutantes en los cómics, y con ciertas poblaciones vulnerables en la realidad), estos grupos pueden actuar en el rescate del individuo alienado. Xavier y Erik ofrecen a sus mutantes esta segunda acogida formando con ellos sociedades y familias. Algo similar vemos en casi todas las asociaciones heróicas de Marvel. Avengers por ejemplo son también un grupo que acoge a los personajes alienados que en sus propias historias no habían encontrado un lugar. Se vuelven familia. En la vida real vemos como las llamadas poblaciones marginadas buscan agremiarse para pertenecer a colectivos en los cuales puedan identificarse y gestar una identidad.

El mundo de los cómics ofrece también un espacio familiar. Una comunidad donde podemos convenir e identificarnos con nuestros amados personajes para sentirnos menos solos, más comprendidos… pertenecientes.