THOR: El príncipe berrinchudo o “his Majesty The Baby” (1 de 4)

Foto 10-11-18 20 28 42La expresión “his majesty the baby” (su majestad el bebé) se utiliza en psicoanálisis para describir lo que Freud denominó la fantasía narcisista de haber sido “todo” para los padres. En el texto Introducción del Narcisismo de 1914, el padre del psicoanálisis traza la trayectoria del sentimiento de si del sujeto encontrando su origen en esta fantasía. El supuesto de haber sido amado e idolatrado (como majestad) por los padres es el anclaje fundamental del amor a si mismo. Pero también es fundamental perder ese ideal, matar al bebé idealizado de esa fantasía, para avanzar del aislamiento del narcisismo hacia la posibilidad de establecer vínculos con otros (lo que Freud denomina relación objetal). Tal es la trayectoria de Thor en el Universo cinematográfico Marvel cuya historia inicia con la película de su mismo nombre en 2011.

A diferencia del personaje del cómic, Thor del MCU no tiene alter ego. Es un dios nórdico de inicio a fin. El personaje original era un médico lisiado de nombre Donald Blake que encuentra un bastón que al empuñarlo se convierte en el martillo de Thor y lo transforma en el mítico Dios nórdico del trueno. En la versión cinematográfica, Thor no es nunca humano, no tiene alter ego ni vida secreta enamorado de la enfermera Jane Foster. Me enfocaré aquí a este personaje dejando para otro momento el análisis de Donald Blake.

La película inicia con la caída de Thor a la tierra. Al igual que Lucifer en la mitología judeo-cristiano-musulmana, Thor es exiliado por su soberbia y al igual que la “estrella de la mañana”, cae del cielo despojado de sus atributos de deidad. Inmediatamente después, el film nos regresa al año 965 A.D. en Noruega para presenciar la batalla mítica entre Asgard y Jotunheim donde Odín sale vencedor. Al igual que en la antigua Grecia, la justicia (diké) enfrenta al caos (hybris) y sale vencedora. A continuación se muestra la grandeza de Asgard, Odin y sus hijos en la cámara de los tesoros advirtiendo que en un futuro uno de los dos será rey. Siguiente imagen: la coronación de Thor.

thor 1.png
En el momento de su máximo reconocimiento, la ceremonia de coronación, la cámara de los tesoros es atacada por Gigantes del Hielo. Posteriormente sabremos que todo es un plan maquiavélico de Loki quien desde su envidia tiene que destruir el momento de gloria de su hermano. Y lo logra ya que el incidente provoca que Thor evidencie su arrogancia e instigado por el mismo Loki desafíe a su padre y busque la venganza sin pensar más allá de las consecuencias de su berrinche infantil. Tal afrenta le costara la confrontación con Odin de la cual deriva su destierro:

Odin: “Tu vanidad y tu orgullo hablan por ti, no tu liderazgo….. Eres un niño vanidoso, cruel y avaricioso”

Thor: “Tu eres un viejo y un tonto”

Odin: “si, fui un tonto por creer que estabas listo. Thor, Odinson: has traicionado una orden explicita de tu rey. ¡Con tu arrogancia y estupidez has puesto a estos reinos pacíficos al borde de los horrores y la desolación de la guerra. No eres digno de estos reinos. No eres digno de tu título. No eres digno de los seres amados que has traicionado…. ¡¡Ahora te quito tu poder. En el nombre de mi padre y su padre en mi nombre como Padre de Todo, te exilio!!”

Thor ha vivido hasta ese momento una vida de virtud en el cobijo de su familia, rodeado de sus amigos, librando batallas en las cuales solo ha conocido el triunfo y el reconocimiento de sus atributos como guerrero. Su poder esta en su juventud y su cuerpo. Como todo adolescente consentido “hijo de familia” que cree merecerlo todo. Su majestad “el bebé” supone la pleitecía de todos. Supone que el mundo debe obedecer su voluntad. Su berrinche y su cerrazón lo lleva a confrontar la ley con la correspondiente consecuencia.

Al caer en la tierra, en su primer encuentro con los humanos Thor parece un psicótico delirante. Su lenguaje, su violencia, su desconocimiento de la realidad lo hacen el claro ejemplo del brote psicótico. Como Selvig lo hace notar, habla de historias infantiles, puentes arco iris, artefactos mágicos de la mitología. Delirios de omnipotencia, paranoia y un claro examen erróneo de la realidad. El psicótico es en nuestros tiempos el claro ejemplo del sujeto alienado. Y Thor se encarna en eso: ni dios, ni extraterrestre, solo psicótico. Hasta el momento que enfrenta la realidad frente al Mjolnir, mismo que no puede levantar ya que no ha sido digno de él.

thor berrea.png

Ante la realidad, su majestad el Bebe berrea. Freud menciona en su texto Proyecto de psicología que la primera reacción ante el dolor de la realidad vivida como displacer es el berreo como mera descarga. En tal situación, el sujeto (bebe o psicótico) queda en estupor ante una realidad que lo sobrepasa. El psiquismo recurre a la alucinación en un intento de recuperar el control.

En psicoanálisis Klein ofrece la maravillosa concepción de la posición esquizo paranoide y su consecuente posición depresiva. La primera consiste en la necesidad de separar las vivencias de placer de las vivencias de dolor para lo cual se escinde a si mismo y los objetos del mundo en buenos (placenteros, vitales) y malos (displacenteros, mortiferos). Esta polarización conlleva a idealización de los objetos buenos y la negación de los malos. Estos son proyectados en ausencia de los objetos buenos, donde se fantasean como perseguidores generando la paranoia y su consecuente violencia hacia el objeto persecutorio en aras de su destrucción para preservar a los objetos buenos. La posición depresiva consiste en la integración de estos objetos a partir de un juicio de realidad donde se reconoce que el si mismo es amoroso y odiador y que el objeto amado es también fuente de dolor. Se le llama depresiva ya que al integrar estas vivencias se pierden las imágenes idealizadas tanto del objeto como de si mismo.

En el universo cinematográfico, la aparición de Loki hace las veces de objeto persecutorio y objeto redentor. Thor atrapado por S.H.I.E.L.D. ve a su hermano quien le informa que su padre ha muerto y su madre lo desprecia, que la condición para mantener la paz en Asgard es su exilio permanente. Thor reconoce su culpa, asume el castigo y agradece a su hermano la cortesía de informarle. Lo ha perdido todo. Se encuentra abandonado en un mundo que no es el suyo. Nuevamente como el bebé.

thor y lki.png

Sin otro que acompañe y signifique el berreo, la soledad, el desvalimiento y el abandono, el bebe esta perdido. Y así esta Thor hasta que Jane envía a Selvig a recuperarlo. En la conversación en el bar Erik le dice que justo cuando uno reconoce que no tiene todas las respuestas uno empieza a hacerse las preguntas correctas ante la cual Thor reconoce que por primera vez no sabe que debe hacer. Apertura del sujeto, posibilidad de ver más allá de si mismo. Culpa y reparación aparecen como condición necesaria para asumir la realidad.

thor y selvig.png

Así, cuando la verdad de revela y sus amigos de Asgard lo visitan en la tierra para advertir de los planes de Loki, Thor comprende que todo lo que ha ocurrido ha sido producto de los engaños de Loki. Habiendo experimentado la culpa ante el parricidio, al  creerse responsable de la muerte de su padre, sabiéndose impotente, un simple humano, se ofrece a Loki en sacrificio:

Lo que sea que haya hecho para herirte, para provocar que hicieras todo esto, realmente lo siento, quitarle la vida a estos inocentes no resolverá nada, toma la mía y concluye con esto.

Loki claramente le toma la palabra y lo mata. La primera muerte de Thor representa el asesinato de su majestad el bebe. El psicoanalista Serge Leclaire comenta que es necesario matar a ese niño idealizado representante del yo ideal para  dar paso a la construcción del yo. Freud habría planteado que al desistir del yo ideal se construye el ideal del yo como promesa en el devenir, preparando el camino para la construcción del Yo.

Ante su sacrificio, Thor se hace digno del poder que le había sido retirado. Recupera el Mjolnir, salva a su padre y combate a su hermano, restableciendo el orden. Dike reina nuevamente frente a Hybris. El diálogo final entre padre e hijo contrasta significativamente con la discusión que llevó al inicio de la aventura:

thor y odin.png

Odin: “Serás un rey sabio”

Thor: “Jamás habrá un rey mas sabio ni un mejor padre. Tengo mucho que aprender de ti. Un día tal vez te enorgullezcas de mi.”

Odin: “Ya lo estoy”

 

 

 

 

CAPITÁN AMÉRICA: Devenir un héroe (2 de 4)

Josseph Campbell en su célebre libro “El héroe de las mil caras” traza la llamada trayectoria del héroe como los estadios que el sujeto atraviesa en el tránsito a la madurez. Campbell realiza un psicoanálisis del mito a la luz de la teoría Jungiana de los arquetipos. El héroe representa al humano en su tránsito por la vida en busca de resolver los conflictos propios de la subjetividad. El primer Capitán América, sigue esta trayectoria; sin embargo, en su resurrección en posterior a la guerra, su trayectoria se torna obscura. El análisis que se presenta a continuación es a partir del concepto Freudiano de compulsión a la repetición como dinámica inconsciente por medio de la cual el Yo intenta tramitar el trauma psíquico.

Como se abordó en el post previo (CAPITÁN AMÉRICA: Masoquismo e Identidad (1 de 4))  el trauma fundamental de Steve Rogers deriva de su desvalimiento y la culpa, constituyendo un carácter masoquista. Una vez que Steve se ofrece para el experimento del Suero del Super Soldado, su cuerpo se transforma convirtiéndolo en ese ideal tan deseado. Le cambian en cuerpo sin embargo, sigue siendo un muchacho tímido y devaluado que necesita la guía de otros. La fuerza física no cambia la voluntad del espíritu. Ante la muerte del Dr. Abraham Erskine (su primer mentor y él único que había creído en él) se cancela el proyecto del “supersoldado”. Steve queda nuevamente varado y es asignado a un papel de comediante para recabar bonos para el ejercito. Sin el reconocimiento heroico, Steve es solo un cuerpo puesto en el escenario para atraer miradas y lucrar con su imagen. Su nombramiento como “Capitán América” es ficticio, es un papel que desempeña en un escenario.  No basta un cuerpo para ser héroe.

d.jpg

Su verdadero llamado ocurre cuando se entera que su amigo Bucky esta en peligro. Tiene que acudir a su rescate, tiene que pagar su deuda. Desobedece a sus superiores y se lanza a la aventura. Al recatar no solo a su amigo sino a un gran grupo de soldados secuestrados por los Nazis, gana su lugar como Capitán en el ejército. Por un breve tiempo disfrutará de un lugar heroico a partir de sus proezas de guerra y triunfos contra los alemanes.

Por una vez en la vida, el destino sonríe a Steve Rogers. Se desempeña en el campo de batalla con maestría, dirige a su equipo con liderazgo, es reconocido por sus superiores y amado por la chica que admira. Pero como buen héroe trágico, la racha de bienestar debe terminar con la pérdida de Bucky. Después de vencer a su archienemigo Red Skull, Steve debe sacrificarse “for the greater good” en el imperativo categórico de “hacer lo correcto”. Su muerte lo consagra como mártir.

capitan

Muere para ser resucitado 50 años después. Cuando despierta, lo ha perdido todo: sus amigos, su novia, su época. Lo único que le queda es la siguiente misión para dar sentido a su existencia. Nick Fury lo convoca a unirse a la iniciativa vengadores. Pero a Steve le cuesta trabajo integrarse al equipo, no entiende los modos, todo le resulta extraño, su socialización es nuevamente torpe y su proceder es desde la obediencia como buen soldado.

En Avengers, vemos un Steve ingenuo que se sorprende al descubrir que Nick Fury le oculta información y se confronta con sus compañeros. Tony en particular se encarga de hacerlo sentir ridículo y alienado. En una acalorada discusión este le dice: “todo lo heroico en ti salió de una botella…” Aludiendo al vacío interno de Steve ya que efectivamente sigue siendo “nadie”. En la batalla contra Loki, Steve se probará a si mismo nuevamente como líder logrando el posterior reconocimiento de Tony: “Él es el jefe, yo solo pago todo y hago que todos se vean bien.”

evans-1

Posteriormente, Steve se integra a S.H.I.E.L.D. hasta que descubre que HYDRA, la organización criminal nazi que combatiera en los cuarentas se ha infiltrado en la organización. Ante el ataque a Nick Fury, Steve no sabe en quien confiar. Los amigos son posibles enemigos. Esta más solo que nunca. Solo contra el mundo. Vemos como la fórmula del Capitán América se repite: de la devaluación a la omnipotencia, del débil muchacho de Brooklin, al héroe de guerra; del hombre perdido en el pasado a líder de los Vengadores; de empleado corporativo de S.H.I.E.L.D. a Salvador del mundo.

En psicoanálisis de utiliza el término compulsión a la repetición para explicar el fenómeno inconsciente por el cual el neurótico se encuentra una y otra vez frente al trauma no resuelto. Se repite para no recordar, pero cada repetición es también la oportunidad de elaborar y rehacerlo distinto. En el caso de Steve, el trauma que repite es la soledad del desamparo y las dificultades filiales. En su ingreso a S.H.I.E.L.D. Steve entabla relación con Nick Fury, siendo éste la figura paterna que nunca tuyo.

En esta repetición de su orfandad originaria, ante la supuesta muerte de Fury, encuentra en Sam Wilson un nuevo prójimo con quien identificarse desde la neurosis de guerra. Encuentra también en Natasha y Sharon dos mujeres en quienes depositar su confianza para construirse un nuevo equipo. Esta agrupación evolucionará con él hasta el final, dentro y fuera de los Vengadores.

Avengers-infinity-war-art-captain-america-falcon-black-widow-1059610

 

 

 

IRONMAN: Trauma, Culpa y Narcisismo (2 de 4)

Freud plantea que la culpa es el afecto fundamental para el lazo social. Por una parte, apuntala el narcisismo: preferible ser culpable a ser imprescindible. Por otra vía, la culpa frena al sujeto en sus deseos de destrucción del otro ante la injusticia y la envidia del desamparo original.
Tony Stark encarna esta omnipotencia culpígena ante las situaciones traumáticas. En la primera película, secuestrado y herido con su vida amenazada por las armas que él mismo diseño. En realidad Tony no es responsable de la venta de armas, no lo sabia, no lo imaginaba. Sin embargo, asume una culpa como estrategia de control ante la destrucción que causan sus invenciones. La culpa se articula para calmar su angustia ante el terror de verse atacado por sus propias creaciones.

ironman y tony
A partir de ese momento, será la culpa su afecto fundamental. Mismo que lo guiara para darle un sentido a su existencia…. Lo único que importa es la próxima misión.
Más adelante, en Avengers, se ofrece en el máximo acto de sacrificio para salvar el mundo. En este pacto de entrega, gana su estatuto como héroe. Para superar la culpa, el sujeto requiere identificarse con un objeto idealizado: el mártir que se transforma en héroe pagando la deuda con la vida. Pero su compulsión a la repetición no le permite sostenerse ahí por mucho tiempo.
En Ironman 3 lo vemos cursar ataques de pánico, claros episodios de angustia de muerte. El ataque de pánico evidencia la falta absoluta de control y la abreaccion de la angustia de muerte que la culpa contenía. Al final de esta cinta, vemos a Tony por primera vez aceptando su condición humana, se opera para quitarse el reactor nuclear del pecho, hace pareja con Pepper y se analiza con Banner…..

..Mi armadura nunca fue una distracción o un hobby, fue mi capullo… y ahora soy un hombre nuevo… pueden quitarme mi casa, todos mis trucos y mis juguetes… pero hay algo que nadie puede quitarme: Yo soy IronMan.

La estabilidad no le dura mucho y en Era de Ultron, la visión que le provoca Scarlet Witch (su mayor temor) es ver a sus amigos muertos y Steve (personificando su superyo) le reprocha: “pudiste haber hecho más”. Semejante sentencia echa a andar la maquinaria de la culpa nuevamente y en su omnipotencia crea a Ultron.
Tony le dice a Nick Fury que todo es su culpa. Fury le responde: tu has inventado muchas cosas, la guerra no es una de ellas. Es decir, ante la posible invasión extraterrestre Tony se encuentra impotente, aterrado ante el abismo, nuevamente en el borde de la muerte. Desde esa vivencia, construye a Ultron quien hereda su deseo de destrucción, de lo cual puede genuinamente atribuirse la culpa.

Tony-Stark
Fallarle al otro es la peor condena del sujeto. Tony se siente sistemáticamente insuficiente. Fue insuficiente para el gran Howard Stark, su padre, teme serlo para Pepper, para sus amigos Vengadores, para la humanidad entera. Y la imagen más terrible de este tormento es la muerte de Spiderman, “su hijo” en sus brazos. Al final de Infinity War vemos a Tony devastado, exiliado en un planeta desconocido, solo, sin saber quienes en la Tierra han sobrevivido y sin haber podido salvar a nadie.