FALCON’s Endgame: Rivalidades filiales

Recientemente se estrenó The Falcon and The Winter Soldier, la segunda producción de la cuarta fase del MCU, protagonizada por los dos mejores amigos del Capitan America. Parece que la serie tratará del legado de Steve y al igual que WandaVision sigue mostrando lo difícil que es sobreponerse a la pérdida.

La serie nos muestra este nuevo orden mundial después del blip y los problemas para reubicar a la gente que volvió después de 5 años. Vemos un mundo que, tal y como Thanos buscaba, se unió y logró alguna armonia. Los menos favorecidos encontraron un lugar en el mundo y la gente en general se adaptó a la nueva realidad donde había más recursos e igualdad.

Sam Wilson regresa del blip para toparse con un mundo en el que no puede pagar sus deudas y aunque sea un Vengador y todo el mundo lo reconozca, no es sujeto de crédito en el banco. Su hermana le reclama que ella tuvo que hacerse cargo de todo en su ausencia y todo cambio.

A pesar de esta nueva realidad, Sam está consternado por la ausencia de Steve. En un acto de respeto, regresa el escudo que su amigo le dejó y no se atreve a ocupar su lugar. Lo que Sam no sabe es que al Estado no le importa el sujeto, necesita el Símbolo que Capital America representa y sustituyen a Steve por John Walker.

Desde la presentación del personaje en Capitán America: Soldado del Invierno, Sam se ha mostrado como un especialista en duelo. Como guía del grupo de autoayuda para soldados, se acerca a Steve pretendiendo entender lo que Cap ha perdido. Desde esos primeros encuentros, Steve parece ver algo en el joven soldado volviéndose su primer amigo humano-no-vengador desde Bucky.

Pero justamente Sam siempre ha estado a la sombra de James, el amigo perdido de Steve. Paradójicamente, se vuelve fugitivo de la ley para ayudar a Steve a salvar a Bucky.

La rivalidad entre Sam y James deriva de la competencia por la amistad con Steve. Entregar el escudo es algo que Bucky le reclama pero aunque entre ellos no haya una amistad, tendrán que unir fuerzas en contra de un nuevo enemigo: John Walker como impostor de lo que Capitan America representa para ambos.

Avengers VS Justice League 1: Héroes Americanos

En un post anterior (¿Justicia o Venganza?), comencé a abordar el contraste entre el equipo de Avengers de Marvel y el equipo de Justice League de DC a partir de las películas de 2012 (Avengers) y 2017 (Justice League). Este es primer post de una serie en la que continuo con el análisis contrastando los personajes que integran a ambos equipos.

Superman y Capitán América

Los héroes protagónicos de tiempos antiguos. Muertos y resucitados, ambos se constituyen como los ideales de cada grupo. Ambos son héroes de guerra y representaron los ideales patrióticos al luchar contra Hitler en los comics de los cuarentas.

s y c.png

Sin embargo, Joel y Steve son muy diferentes. Clark es un alienígeno que se disfraza de humano y en su identidad secreta, se burla de lo humano. Steve es un hombre de otra época, alienado en el tiempo, un viejo atrapado en un cuerpo que no envejece. Conforme transcurren las películas, vemos la madurez de Rogers, su encuentro con Bucky, su enfrentamiento con Tony y su encuentro con su propio lado obscuro como un forajido de la ley.

Clark por su cuenta, se mantiene siempre apegado a los ideales. Si bien en la ultima versión cinematográfica que encarna Henry Cavill, vemos un Clark Kent mas humano, que se enamora, que vive con Loise Lane, su perfección alienígena lo mantiene alejado de la realidad de lo humano. Su identidad es siempre secreta y Clark no es Superman.

steve y clark.png

El equilibrio para ambos personajes heróicos son sus respectivas sombras: Batman y Ironman. Así que vale la pena un ultimo comentario sobre la relación de Steve con Tony y Superman con Batman. Lo primero que quiero recalcar es justamente que una es la relación entre dos humanos y la otra es la relación entre superheroes.

Captain_America_Civil_War_poster

La rivalidad entre Steve y Tony tiene un tinte filial ya que para Rogers, Stark es el hijo de su amigo Howard, por lo que ve en él su infantilismo e inmadurez. Esto provoca en Tony la envidia y los celos hacia el hombre que su padre admiraba. Esto hace que su relación sea intensamente pasional y conflictiva. Mientras Capitan América y Ironman son aliados en la batalla contra el mal, Steve y Tony se aman y se odian como una buena familia.

 

Imagen1Por otro lado, la relación entre Batman y Superman parte de la desconfianza de Bruce hacia el Kriptoniano. La hostilidad obscura hiperhumana de Bruce contrasta (en cualquier versión de los personajes) con la rectitud de “boyscout” de Superman. En la ultima película de la Liga de la Justicia, Bruce se siente en deuda con Superman y entabla su relación desde ahí, desde la culpa. Subordinando la obscuridad destructiva de Batman a la fuerza extraterrestre de Superman.

Vigilantes, Forajidos (outlaws) y Héroes Patrióticos

Los superhéroes surgen en la época entre las dos guerras mundiales y tendrán su boom e inspiración durante y después de la segunda guerra. Los primeros superhéroes, Superman y Batman combaten en las calles peligros comunes. Sus enemigos son mafiosos que abusan del poder, delincuentes que más allá de transgredir la ley dañan inocentes. En este sentido, son Vigilantes que actúan fuera de la ley ya que no pertenecen a una institución legal, policíaca. Actúan ahí donde el sistema falla. Estas primeras historias mantienen a los superhéroes muy cerca de la realidad.

Históricamente, posiblemente el primer Vigilante es Robin Hood y sus forajidos del bosque de Sherwood. La leyenda cuenta que Robin y sus hombres robaban a los ricos para ayudar a los pobres en una época de desolación donde el buen rey Ricardo Corazón de León había partido a la tercera Cruzada para pelear contra el Diablo Musulmán y liberar Tierra Santa. En su ausencia, el Rey Juan había tomado el trono con un reinado de crueldad y avaricia, despojando a los súbditos de sus tierras y elevando los impuestos matando al pueblo de hambre. Robin, como Batman o los Avengers actúan fuera de la ley ante un Estado que no es capaz de dar justicia o proteger a su pueblo.

robin hood vigilante.png

Con la Segunda Guerra Mundial, Hitler y el Nazismo serán los grandes villanos a los cuales tendrán que enfrentarse los superhéroes. Y serán un modelo a seguir para todos los villanos de ficción. Posteriormente el comunismo, los rusos y el Viet-Cong heredarán la estafeta de la encarnación de la maldad. A partir de los ochentas, con la guerra del golfo, será el Islam y el terrorismo la reencarnación del Diablo, regresándonos al medievo y las guerras cruzadas, donde la salvación del mundo iba de la mano con la aniquilación de la herejía representada en la figura del Musulmán.

Imagen1

Ante estos villanos que amenazan no solo al pueblo, sino también al Estado, los superhéroes se vuelven patriotas. Portadores del Ideal del Yo de una cultura dominante, los vigilantes como Batman o Spiderman, los forajidos como Robin Hood  (“outlaws” en ingles) son reconocidos como héroes, mientras sirvan a los intereses del Estado. Si mueren en batalla quedan consagrados como mártires de la patria. Pero si sobreviven, deben alinearse al sistema o ser condenados nuevamente fuera de la ley.

En el texto clásico Para una crítica de la violencia, el filósofo alemán Walter Benjamin plantea la necesidad de los estados de apropiarse de la llamada violencia divina (destructora y redentora, propia del justiciero) ejerciendo una violencia mitica, fundadora de derecho al expandir la ley para abarcarla. En la saga cinematográfica de Avengers, los acuerdos de Sokovia (como ampliación del territorio de la ley) juegan ese papel en el que el Estado (representado por la ONU) que retoma el monopolio de la violencia para controlar las violencias individuales. Ante este hecho, Capitán América, el superhéroe más patriótico se convierte en fugitivo de la ley al negarse a acceder a dichos acuerdos.

21f6ab449444b91b39fbc3de611bedc2