WINTER SOLDIER’s Endgame: El Lobo Blanco es libre

James Barnes fue el mejor amigo de Steve Rogers desde niños. Crecieron juntos en Brooklin en los años 40s y fueron juntos a la Guerra. Bucky era el prójimo que asistía al desvalido Steve en su juventud, fue su aspiración heroica para ir a la guerra y la motivación para lanzarse al frente de batalla a rescatarlo y finalmente perderlo en la persecución contra Red Skull. [Ver CAPITÁN AMÉRICA: Masoquismo e Identidad (1 de 4) y CAPITÁN AMÉRICA: Devenir un héroe (2 de 4)] Ambos son dados por muertos.

El cuerpo de James fue recuperado por HYDRA para experimentar con él y volverlo un arma. En otros posts he trabajado la relación entre estas ficciones y algunas realidades como el maltrato infantil, la trata de personas o la pertenencia a grupos extremistas [Ver NEBULA: La envidia de la otra mujer, ROCKET RACCOON: “¡Yo no pedí que me convirtieran en un monstruo!” (2 de 3), Wolverine: (3 de 4) Errancia y Violencia]

El Soldado del Invierno suplantó a Bucky Barnes durante 80 años a lo largo de los cuales cometió un sin fin de asesinatos en calidad de “zombie cibernético”.

Steve lo reconoce y se empeña en hacerlo volver de su programación letal, cediendo esa posibilidad a los wakandianos. En Infinity War vemos a Bucky que ha dejado de ser el Soldado del Invierno para convertirse en el Lobo Blanco y pelear una nueva guerra al lado de su amigo Steve.

Bucky blipea y regresa a combatir a Thanos en Endgame. Cuando Steve regresa en el tiempo a regresar las gemas del infinito, James sabe que no volverá y logra despedirse. Trágicamente, recupera su identidad para volver a perder a su amigo, él único prójimo con el que podría compartir.

No es de sorprender que en su presentación en la serie Falcón y el Soldado del Invierno lo vemos en terapia. James no solo tiene que adaptarse a la nueva realidad después del blip, sino a una nueva vida siendo dueño de si mismo habiendo perdido 80 años de su vida.

Más allá de la pérdida, los temas a elaborar para Bucky son la soledad y la pertenecía. En su proceso terapéutico busca la reconciliación con sus víctimas en una necesidad de saldar cuentas con su propia deuda de culpa. Pero ante todo, debe dejar de ser el Soldado del Invierno para apropiarse de su cuerpo y su historia sanando como el Lobo Blanco.

CAPITÁN AMÉRICA: Cuerpo enfermo/Cuerpo heroico: Soledad y Pertenencia (3 de 4)

El psicoanalista español Francisco Pereña plantea que la condición básica del ser humano desde el desvalimiento es la soledad. El sentimiento de soledad aparece a partir del sentimiento de vacío y la angustia de aniquilación frente a la necesidad absoluta de un otro para procurarse la subsistencia. El complejo del prójimo aliena al sujeto de su propio cuerpo, anclando el sentimiento de vacuidad y aislamiento en esta falta de identidad corporal. Como mi cuerpo no me pertenece, me siento solo en él. Necesito pertenecer a un cuerpo social como cuerpo del otro para sentirme completo. Así Steve Rogers en su cuerpo débil y enfermizo o en el cuerpo musculoso y fuerte del capitán se vive ajeno en ambos cuerpos.

esmovies-53823518-1312285202_174316
Volvemos al dilema sobre la identidad de Steve. Su subjetividad queda constituida desde la deuda y la culpa en el más estricto sentido Freudiano donde el Yo inicialmente deviene masoquista. (En otro post se explicó ya este devenir). Su cuerpo enfermizo y vulnerable encarna ese sujeto desamparado.
Cuando surte efecto el suero del súper soldado, el cuerpo le cambia como ocurre en la adolescencia. Steve pierde su cuerpo débil, infantil, enfermizo y adquiere en su lugar un cuerpo musculoso, varonil, fuerte, altamente sexualizado. ¿Cómo se adapta el sujeto masoquista de Steve al cuerpo erótico de Capitán América? Pasaran décadas y varias películas para que Steve logre habitar cómodamente ese cuerpo y apropiárselo. Igual que cualquier adolescente.
Estar en un cuerpo ajeno es el origen de toda existencia. Se comienza a ser en el cuerpo de la madre. El cuerpo infantil sigue siendo en gran medida propiedad de esa madre quien lo provee y satisface. El cuerpo de Capitán América es propiedad del ejército norteamericano. En ese sentido, es una cosa. Un arma y un adorno. Hermoso pero cosificado. Capitán América debe devenir sujeto y persona rompiendo con esa pertenencia de su cuerpo a la institución.

main-qimg-e198b0d33ae287545f66b7bec56a4c7b
El filósofo Roberto Esposito plantea la relación entre la cosa, la persona y el cuerpo. El estatuto de persona corresponde a quien es propietario de una cosa. En este sentido el cuerpo puede operar como cosa o ser encarnación de la persona. El cuerpo hermoso de Capitán América requiere ser erotizado para devenir persona. Y la erotización requiere la mirada de otros. En el caso de Capitán, sus otros significativos que le dan referentes de identidad son primeramente Peggy, Bucky y Red Skull.
La mirada deseante de Peggy hace huella y marcará el destino de las relaciones del capitán con otras figuras femeninas. Natasha Romanoff, Sharon Cárter, Wanda Maximoff son las mujeres que transitan en la vida del Capitán y cada una de ellas marca en subjetividad ese lazo que va más allá de su cuerpo. Mujeres que lo miran y lo admiran no en su belleza viril como objeto sexual, sino en su camaradería, su soledad y su deseo de ser amado.

mujers del cap.png

Red Skull es fundamental ya que encarna el doble opuesto del Capitán. Será la marca de todo lo que Cap no debe ser. La envidia y arrogancia de Johann Schmidt  contrastan la compasión y la bondad de Steve. El deseo de poder y destrucción de Schmidt se oponen al deseo de bien común de Rogers. A lo largo de su devenir, Capitán América será capaz de integrar la antítesis destructiva que lo habita pasando de héroe a vengador y finalmente a forajido.captainamerica-redskull

Por último, la mirada de James “Bucky” Barnes, le permitirá a Steve reconocerse en el cuerpo de Capitán. Bucky es su anclaje permanente. En su momento Tony intentará torpemente ocupar el lugar del mejor amigo de Cap, sin lograrlo. Ningún otro varón será tan significativo para Steve como Bucky.

descarga (2)