Suicide Squad: Heroísmo y Pertenencia

Como continuacion del post anterior (El extraño caso de la Dra. Harleen Quinn y Ms. Harley Quinn) Eventualmente, Harley es apresada sin que Joker lo evite. Para él, ella sólo es un objeto sustituible y desechable. Estando en prisión, Amanda Waller la recluta para formar parte del Escuadrón Suicida donde por primera vez percibe un sentido de pertenencia.

Creada en 1986 por John Ostrader, Len Wein y John Byrne, Waller es una mujer afroamericana que trabaja para el gobierno de los Estados Unidos como parte de las acciones del estado contra los metahumanos (personas con superpoderes). Es la autora intelectual del Equipo X y el Escuadrón Suicida, agrupaciones de convictos con habilidades especiales que son reclutados como armas o grupos de choque ante la amenaza metahumana. Sin entrar en más detalle, Amanda presenta una personalidad sociopática puesta al servicio del estado, sin empatía por los criminales, pero con interés en sus superhabilidades para la defensa de la nación. Weller es una representación antiheróica del Nick Fury de los Avengers.

El reconocimiento de un otro habilita la evolución del odio sociopático en sadismo, sublimando La Maldad en la figura de El Monstruo, pero el sentido de pertenencia además apuntala un sentido que hace de ella un monstruo heroico, fórmula propiamente Marvelita que se generalizó después de la Era de Plata. La experiencia de pertenecer a un quipo la marca y permite moverse de lugar en su relación con Joker, eventualmente dejándolo y buscando su propia identidad para formar parte de la agrupación femenina Aves de Presa. Ambas publicaciones tuvieron adaptaciones cinematográficas con Margot Robbie interpretando a Harley Quinn.

          En la película Escuadrón Suicida (Ayer, 2016), el personaje de Deadshot lleva a cabo la función de prójimo para Harley. Floyd Lawton (Deadshot) es un asesino mercenario, pero también es padre. Como padre y criminal, Lawton se vuelve objeto de la transferencia paterna de Quinn quien finalmente encuentra una mirada deseante de sí misma distinta del “ser odiosa”. En Aves de Presa (Yan, 2020), la niña Casandra Cain funciona como un espejo de Harley con quien puede restituir y reparar su propia historia, accediendo a la sublimación de su oscuridad puesta al servicio de defender a esta niña. En esta película vemos a Harley interactuar con otras chicas con grandes dificultades pero logrando resolver su duelo por la pérdida de Joker (Ver: Aves de Presa y la venganza femenina (2 de 4): Presas y Depredadores)

En los cómics, la relación con Hiedra Venenosa es lo que ancla a Harley. El romance entre ellas repara las heridas que ambas sufrieron por sus traumas infantiles y sus relaciones fallidas con varones violentos. El monstruo y la planta se encuentran prójimos la una en la otra humanizándose (Ver: Poison Ivy: Ecoterrorismo y feminidad).

Aves de presa y depredadoras: Notas sobre las representaciones femeninas en la Era de Oro

Birds of Prey es una serie de la Era Oscura creada por Jordan B. Gorfinkel y Chuck Dixon para DC Comics en 1996 y llevada al cine por Catthy Yan en 2020. Las Aves de Presa inicialmente son Canario Negro (Dinah Lance) y Oráculo (Barbara Gordon). En un mundo de varones como la oscura Ciudad Gótica, dos chicas que han sido aves de presa se vuelven vigilantes y buscan defender a otras mujeres del maltrato masculino. (Ver: Aves de Presa y la venganza femenina (1 de 4): Un Arlequín sin Amo).

En la estética de la Época de Oro del comic, la cuestión de lo femenino se representaba en su polarización clásica. En vez de vírgenes y prostitutas, encontramos damiselas en desgracia y femmes fatales. Las aves de presa ostentan su debilidad y necesitan ser rescatadas por el héroe, mientras que las depredadoras buscarán seducirlo con artilugios sexuales para cazarlo, someterlo y castrarlo de su poder.

A excepción de Diana Prince (La Mujer Maravilla) las heroínas de la época serán objetos románticos de los superhéroes o aprendices de éstos – los ejemplos más claros son Supergirl y Batichica. Por su parte, las villanas hacen un despliegue de las representaciones oscuras de lo femenino en su asociación a La Maldad y los peligros de la sexualidad.

          Oficialmente, La Mujer Maravilla es la primera heroína en la historia de los cómics de superhéroes. Entre sus predecesoras se encuentran personajes como Sheena, Reina de la Selva (Publicada en 1938 por Jumbo Comics, la primera heroína poderosa y valiente pero también sexualmente atractiva) o Fantomah, la Misteriosa Mujer de la Selva (Protectora de la selva con poderes inhumanos, publicada en 1941 por Jungle Comics) mujeres salvajes en la naturaleza.

Jane Martin (Publicada en 1940 por Wings Comics, trata sobre una enfermera militar que se vuelve espía, manejaba un avión y usaba un arma) o Pat Parker (Enfermera militar creada por Speed Comics en 1941. Ella reúne un comando de chicas para luchar en la Segunda Guerra Mundial) enfermeras militares en combate.

Señorita Espionaje (Hija de la legendaria Mata Hari, hace su aparición en Power Comics en 1944) o Lady Satan (Una mujer que lo pierde todo a manos de los nazis y para vengarse se convierte en super espía, publicada por Dynamic Comics en 1941) espías internacionales durante la guerra. Todas ellas caricaturizaron los arquetipos tradicionales de la feminidad: el apego a la naturaleza, el cuidado de los otros y la capacidad de engañar y seducir a los hombres. Los personajes de espías femeninos de todas las nacionalidades posibles encarnan una nueva representación del poder femenino: la seducción al servicio para obtener inteligencia del enemigo. Las espías recurren a sus encantos sexuales para obtener los secretos de los hombres. Los varones siguen repitiendo el patrón de Adán dejándose manipular por las mujeres que terminan sometiéndolos con su sexualidad.

         

Entre las villanas más representativas de esta época destacan las mujeres de Gotham, todas víctimas de la violencia que se unen a las filas del crimen como femme fatales locas buscando seducir a Batman. Gatúbela, Hiedra Venenosa y Harley Quinn entre otras, son representantes contemporáneas de la monstruosidad femenina, herederas de las brujas medievales y sirenas griegas.


Aves de Presa y la venganza femenina: Presas y Depredadores

Birds of Prey es una serie de DC Cómics publicada en los noventas. En los cómics, las aves de presa son inicialmente Canario Negro y Oráculo, Dinah Lance y Barbara Gordon. En un mundo de varones como la obscura Ciudad Gótica, dos chicas son aves de presa que se vuelven depredadoras.

La noción del varón violento como depredador y la mujer sometida como su presa data de las imágenes más antiguas de las tradiciones patriarcales. En vísperas del día internacional de la mujer vale la pena revisar estas premisas desde la relación de Harley Queen y Joker.

En la película (y en cualquier versión televisiva, fílmica o gráfica), Joker es el gran depredador. El Principe Payaso escaló hasta colocarse en la cima de la cadena alimenticia de Ciudad Gótica. Harley por su cuenta fue tomada como presa desde niña por su padre. Su encuentro brutal no podía ser distinto.

Aves de Presa, la película, inicia cuando Harley termina con Joker y es desechada por este como basura.

Ser la mujer del Guason me daba privilegios

Harley gozaba de inmunidad por su relación con Joker. Nadie se atrevería a tocarla siendo propiedad de él. Las ventajas de ser el objeto favorito del sociopata más temido de la Ciudad. Esta es una trampa cultural en la cual con frecuencia caemos las mujeres. Sobre todo aquellas atrapadas con varones poderosos. Sin el no soy nadie. Preferible el maltrato y la cosificación que la no existencia.

Cuando escucha que sus supuestas amigas de burlan de ella y no creen que efectivamente haya terminado su relación con Joker se indigna. Es un momento que pasa de largo en la película pero me parece trascendente ya que las mismas mujeres promueven la misoginia y el maltrato a otras mujeres. Esta comunidad femenina que no válida el maltrato a una mujer frecuentemente lleva a la víctima a mantenerse en riesgo con su agresor ya que la violencia que vive se normaliza o peor aún se le culpabiliza de la misma.

Harley en este caso se indigna y es su pretexto para impulsivamente promulgar su emancipación con un acto terrorista. Lo que no tomo en cuenta (como siempre) fueron las consecuencias que tendría declarase libre de Joker y sin su protección.

Todos los depredadores a quienes había ofendido comienzan a buscarla para cobrar venganza ahora que Joker no la defenderá. Quizá fue un acting de su propio deseo autodestructivo (buscar la muerte en manos de otros depredadores) lo cierto es que esto la anuncia como presa y esta vez Joker no vendrá a salvarla.

Serán Canario y Huntress quienes la rescaten de estos nuevos depredadores.

Aves de Presa y la venganza femenina (1 de 4): Un Arlequín sin Amo

La violencia hacia la mujer y el feminicidio son temas que afortunadamente se han puesto “de moda”. Independientemente de la postura que uno tome frente al tema, son realidades innegables que hoy se cristalizan en medios, redes sociales y manifestaciones públicas. En el marco de esta turbulencia social tenemos una historia clásica del feminismo donde un grupo de mujeres hartas de ser devaluadas y violentadas por un medio machista deciden emanciparse: Aves de Presa (y la Fantabulosa Emancipación de una Harley Queen).

La narrativa de la película contada desde la protagonista da cuenta del proceso de cosificacion de la mujer en ciertas sociedades. Al contar su historia, Harley inicia con su infancia en la cual se padre la cambio por un Six de cerveza. Fue tratada y signada como una cosa. Pero ella volvía dispuesta a lo que fuera por el afecto del padre. La mandaron a un colegio de monjas, donde también fue maltratada y etiquetada como problemática.

El maltrato infantil y la falta de vínculos sanos genera el llamado apego inseguro. Es también el origen de una futura difusión de identidad. Esto significa que si en la infancia temprana mis padres no me dan imágenes consistentes de mi mism@ es difícil que yo pueda consolidar una identidad. Harleen Quinzel se vuelve médico y psiquiatra tratando de construirse una identidad desde esta profesión que por una parte la sigue poniendo al servicio de los demás pero también apuntala el narcisismo desde el saber de la ciencia (Ver DR. STRANGE: De la neurociencia a la mística: un recorrido Narcisista.).

Desde la omnipotencia que le confiere la investidura médica y el saber Psiquiatrico, Harleen cree poder curar a Joker. Pero termina enamorándose y regresando a la misma relación utilitaria y de maltrato que tuvo con su padre. Su transformación en la caída al ácido la hace adoptar una nueva identidad: Harley Queen: la reina Arlequín, compañera de crimen del Principe Payaso.

Finalmente Joker la desecha como cualquier otro objeto que tras el uso pierde su valor. Harley se desmorona. Ya no tiene un lugar, ya no sabe quien es.

Se alcoholiza, se droga, se expone a situaciones de riesgo buscando su propia destrucción. Y lo hubiera logrado de no ser por la mirada femenina de Canario Negro.

Nótese que en la historia de Harley (como de muchas mujeres) no hay mirada femenina. Su ser depende del deseo masculino que ve en ella un objeto sexual. Un ave de presa puesta a disposición del depredador (Ver: GAMORA: De huérfana violentada a la Mujer más Letal del Universo (1 de 2)).

Estando en el bar le confiesa a Dinah Lance:

“sabes que es un arlequín?….. Un arlequín está hecho para servir a un amo. Un arlequín sin amo no es nadie y a nadie le importa un carajo”.

Y si…. cuando la mujer es vista como un objeto al servicio de un amo, a nadie le importa ella…. nadie la ve….

Solo otra mujer puede verla y “rescatarla” dándole estatuto de persona. Canario la rescata cuando quieren secuestrarla. Aunque Harley sea una pésima persona no puede permitir que abusen de ella. Es una persona…. mala persona pero persona al fin…. no una cosa que se usa y se desecha…