WINTER SOLDIER’s Endgame: El Lobo Blanco es libre

James Barnes fue el mejor amigo de Steve Rogers desde niños. Crecieron juntos en Brooklin en los años 40s y fueron juntos a la Guerra. Bucky era el prójimo que asistía al desvalido Steve en su juventud, fue su aspiración heroica para ir a la guerra y la motivación para lanzarse al frente de batalla a rescatarlo y finalmente perderlo en la persecución contra Red Skull. [Ver CAPITÁN AMÉRICA: Masoquismo e Identidad (1 de 4) y CAPITÁN AMÉRICA: Devenir un héroe (2 de 4)] Ambos son dados por muertos.

El cuerpo de James fue recuperado por HYDRA para experimentar con él y volverlo un arma. En otros posts he trabajado la relación entre estas ficciones y algunas realidades como el maltrato infantil, la trata de personas o la pertenencia a grupos extremistas [Ver NEBULA: La envidia de la otra mujer, ROCKET RACCOON: “¡Yo no pedí que me convirtieran en un monstruo!” (2 de 3), Wolverine: (3 de 4) Errancia y Violencia]

El Soldado del Invierno suplantó a Bucky Barnes durante 80 años a lo largo de los cuales cometió un sin fin de asesinatos en calidad de “zombie cibernético”.

Steve lo reconoce y se empeña en hacerlo volver de su programación letal, cediendo esa posibilidad a los wakandianos. En Infinity War vemos a Bucky que ha dejado de ser el Soldado del Invierno para convertirse en el Lobo Blanco y pelear una nueva guerra al lado de su amigo Steve.

Bucky blipea y regresa a combatir a Thanos en Endgame. Cuando Steve regresa en el tiempo a regresar las gemas del infinito, James sabe que no volverá y logra despedirse. Trágicamente, recupera su identidad para volver a perder a su amigo, él único prójimo con el que podría compartir.

No es de sorprender que en su presentación en la serie Falcón y el Soldado del Invierno lo vemos en terapia. James no solo tiene que adaptarse a la nueva realidad después del blip, sino a una nueva vida siendo dueño de si mismo habiendo perdido 80 años de su vida.

Más allá de la pérdida, los temas a elaborar para Bucky son la soledad y la pertenecía. En su proceso terapéutico busca la reconciliación con sus víctimas en una necesidad de saldar cuentas con su propia deuda de culpa. Pero ante todo, debe dejar de ser el Soldado del Invierno para apropiarse de su cuerpo y su historia sanando como el Lobo Blanco.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s