El Monstruo Heróico

La idea de generar un superhéroe que sea un monstruo surge motivado de la gran aceptación que tiene en el publico el personaje The Thing (en español “La Mole”, cuya traducción literal seria “La Cosa”) de los Cuatro Fantásticos publicado en 1961. Ben Grimm es un científico que junto con sus amigos (Richard Reed, Sue Storm y Johnny Storm) viajan al espacio y tienen un accidente a partir del cual obtienen super poderes. Sin embargo, Ben Grimm se convierte en un monstruo de roca. Enojado y melancólico por su condición y el rechazo de su esposa, decide suicidarse (igual que Dr. Jekyll), pero antes de saltar del puente de Brooklin, ocurre un accidente y se ve compelido a ayudar a la gente rescatando a varios transeúntes. A pesar de que la gente le tiene miedo, obtiene el reconocimiento de ser un héroe[1].

Ante el éxito de este personaje, Stan Lee comienza a planear la creación de un nuevo superheroe cuya transformación en monstruo no sea permanente. Inspirado en la novela de Stevenson y el en Frankenstein de Mary Shelly, surge The Hulk. El vocablo ingles hulk significa “casco de un barco viejo varado permanentemente, utilizado como bodega o como prisión”[2]. Otro significado de la palabra es “persona grande de apariencia torpe”[3]. El nombre con el que se bautiza a este monstruo superhéroe denuncia la dificultad para darle forma. El comic duró solo seis meses, durante los cuales, la historia no terminaba de definirse. Eventualmente Hulk fue invitado especial en diversos comics, casi siempre como villano que al final demostraba ser un héroe[4]. En 1963 forma parte de la primera versión de Los Vengadores, abandonando al equipo en el segundo número del cómic para después regresar y volverse a ir en múltiples ocasiones y versiones.

Hulk es una creatura que no habla, solo gruñe y expresa vocablos sin una gramática adulta. Es un monstruo infantil, primitivo. “Lo que lo salva de ser un villano es que solamente quiere que lo dejen en paz, no quiere ser lastimado y actúa desde su instinto de supervivencia[5]. El gruñido de Hulk es el grito de la existencia.. simplemente duele estar vivo[6].

Entre los años 60s y 80s, el mundo de los cómics ha vuelto superhéroes a una gran cantidad de monstruos atormentados. Monstruos que se vuelven superhéroes, justicieros ante una ley que falla. El cómic representa un movimiento transgresivo que toca a las juventudes con representaciones susceptibles de identificación donde la ira, la venganza y el odio se ponen al servicio del bien común.[7]

Los grandes superhéroes del universo Marvel son personalidades monstruosas, obscuras, narcisistas en conflicto y debate constante. Se encuentran muy lejos del ideal de bondad de Superman quien al ser extraterrestre, se encuentra ajeno a las pasiones humanas. Hacia finales de los 70s y principios de los 80s, viene un resurgimiento de los héroes obscuros. Ante la era del vacío, los superheroes se sitúan mas allá del bien y del mal.

El hombre cool no es ni el decadente pesimista de Nietzsche ni el trabajador oprimido de Marx, se parece más al telespectador probando por curiosidad uno tras otro los programas de la noche, al consumidor llenando su carrito, al que está de vacaciones dudoso entre unos días en las playas españolas y el camping en Córcega. La alienación analizada por Marx, resultante de la mecanización del trabajo, ha dejado lugar a una apatía inducida por el campo vertiginoso de las posibilidades y el libre-servicio generalizado; entonces empieza la indiferencia pura, librada de la miseria y de la «pérdida de realidad» de los comienzos de la industrialización.[8]

            La era del vacío se caracteriza por la indiferencia, la apatía, el exacerbado narcisismo y la enajenación del hombre cool. Fast food y fast sex. La postergación del deseo ya no es más un requisito de la realidad. El principio del placer es cada vez mas asequible. Y frente a dicha posibilidad de goce, la figura del antihéroe, del villano, del monstruo que se rebela ante un sistema donde la justicia no se sostiene mas como ideal, aparecen como referentes de identificación para las generaciones X, Y, Z, millenials y más


[1] Anthony R. Mills. American Theology, Superhero Comics, and Cinema. The Marvel of Stan Lee and the Revolution of a Genre. Routledge. New York, 2014 pp 118-121
[2] Oxford Dictionaries. Version electronic. http://www.oxforddictionaries.com. Consultado el 31 de marzo de 2017. La traduccion es mia, original en inglés:1) An old ship stripped of fittings and permanently moored, especially for use as storage or (formerly) as a prison
[3] Oxford Dictionaries. Versión electrónica. http://www.oxforddictionaries.com. Consultado el 31 de marzo de 2017. La traduccion es mia, original en inglés: 2) A large, clumsy-looking person
[4] Fingeroth. Superman on the coach. what superheroes really tell us about ourselves and our society. p 122-127
[5] Mills. American Theology, Superhero Comics, and Cinema. The Marvel of Stan Lee and the Revolution of a Genre. p 120
[6] Fingeroth. Superman on the coach. what superheroes really tell us about ourselves and our society. p 126
[7] Jeph Loeb, Tom Morris, Heroes and Superheroes, En: Superheroes and philosophy. Truth, justice and the socratic way, Chicago, Open Court p 11-20
[8] Gilles Lipovestsky. La era del vacío. Ensayo sobre el individualismo contemporáneo. Barcelona, Anagrama, 1986 p 42

3 comentarios en “El Monstruo Heróico”

  1. Cosa curiosa que la “era del vacío se caracteriza por […] el exacerbado narcisismo”. Que ahí donde la imaginada plenitud y la totalidad, la posibilidad de un goce absoluto, se encuentren relaciones con la apatía y la indiferencia. Ni el hombre cool, ni el último hombre de Nietzsche, ni el sujeto del goce idiota, ni el monstruo de Ecatepec…

    Me gusta

    1. Es el más allá del principio del placer…. Finalmente el deseo implica la distancia entre la necesidad y su satisfacción. Y en tanto hay deseo hay movimiento y hay vida…. Cuando la distancia se acorta, la vida pierde sentido…. Y no es depresión, es apatía, aburrimiento…. Homeostasis

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s